“Distintivo ESR no es certificación, es un compromiso público”: Villalobos

Por Carla Martínez

En México existen más de 5 millones de empresas operando, de las cuales poco más de mil se postularon y obtuvieron el distintivo de Empresa Socialmente Responsable (ESR) 2015, que otorga el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi).

¿A qué se debe, qué es el distintivo, qué pasa con las empresas incumplidas pero avaladas por el Cemefi?

JorgeVillalobosCemefi

Jorge Villalobos, presidente del Cemefi.

Jorge Villalobos, presidente ejecutivo del Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi), explicó que la empresa siempre tiene una expectativa de retorno por la inversión social que realiza, “la empresa no actúa por obligaciones de deber ser, actúa fundamentalmente por razones de mercado”.

Por ello, se creó este sello, el distintivo de Empresa Socialmente Responsable (ESR), para que las empresas compitan entre ellas, en el mercado, para ser más socialmente responsables, explicó el presidente del Centro y precisó que este distintivo no es una certificación, pues el Cemefi es una entidad privada promotora de la cultura de la filantropía y responsabilidad social.

“El distintivo no es una certificación de nada, es el compromiso público que hacen las empresas que lo ostentan de guiar su gestión de negocios con principios de responsabilidad social”, subrayó Villalobos, pues las empresas que lo obtienen porque cumplieron con el 75% o más de los 160 indicadores que califica el Cemefi para otorgar el reconocimiento.

Respecto a las empresas que están envueltas en escándalos, subrayó que no pueden postularse al reconocimiento, del mismo modo, cuando alguna compañía tenga alguna resolución judicial definitiva por alguna razón legal, el Cemefi les pide que dejen de ostentar el distintivo de Empresa Socialmente Responsable (ESR) en ese momento, dándoles un año para que se resuelvan los procesos.

Haciendo referencia a un banco que fue multado por lavado de dinero, el directivo ejemplificó que en este caso, el banco informó que pagó la multa correspondiente y que había corregido el problema en su estructura de gobierno corporativo, fue entonces cuando el Cemefi acordó que cuando sucedan este tipo de situaciones la empresa deberá esperar un año para dar tiempo que la empresa y el público lo asimile.

En el caso de Grupo México, empresa que causó daños ambientales en dos ríos en Sonora al derramar sulfato de cobre, también se solicitó que dejaran de utilizar el distintivo.

Sin embargo, como las empresas envueltas en problemas retiran el distintivo de manera voluntaria y no lo comunican, la sociedad no es informada respecto a que han dejado de ser socialmente responsables.

Respecto al costo del distintivo, Villalobos mencionó que son una entidad sin fines de lucro y que reinvierten sus recursos en cumplir el objetivo de la institución y justificó que el cobro es para mantener al programa, ya que cada empresa les cuesta alrededor de 50 mil pesos.  “El programa tiene muchos gastos: desde los diseños de los programas de internet que permiten la facilidad de la documentación, la capacitación a los ejecutivos de las empresas para que entiendan que es la responsabilidad social la organización del seminario anual que es un evento cada vez más caro”.

 

 

Deja un comentario