Ecoltec colecta llantas para prevenir chikungunya

llantas_EcoltecEcoltec lleva a cabo campañas de recolección de llantas en desuso con autoridades, asociaciones civiles y ciudadanos de diferentes municipios del país para prevenir contagio de enfermedades como chikungunya.

“En lo que va de 2015, Ecoltec ha recolectado más de 19 mil toneladas de llantas de centros de acopio, vulcanizadoras, depósitos y casas de ciudadanos, como parte de los programas que realiza en algunos municipios de los Estados de Baja California, Colima, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Querétaro, Quintana Roo, Sonora, Tabasco y Veracruz”, informó en un comunicado.

Estas campañas, permiten a los ciudadanos deshacerse de sus llantas usadas de una manera segura y ambientalmente sustentable, al mismo tiempo que se eliminan los depósitos que facilitan la reproducción de los mosquitos transmisores de chikungunya.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, hasta agosto se tenían detectados 16 estados del país con presencia de chikungunya.
“Esta enfermedad se caracteriza por fiebre alta, dolores severos en las articulaciones, la cabeza y los músculos, náusea, fatiga y erupciones cutáneas.Entre las recomendaciones de prevención que ha dado la autoridad sanitaria se incluye la eliminación de fuentes de reproducción de mosquitos como depósitos de agua, llantas a la intemperie, cubetas, charcos y recipientes”.

Colecta

El proceso de recolección de llantas inicia con un centro de acopio que instala la autoridad en cada municipio en los que se cuenta con una campaña, la ciudadanía las deposita, Ecoltec los recoge y las traslada a alguna de sus siete plantas en el país, donde son trituradas para disminuir su tamaño y finalmente integrarlas como combustible alterno en los hornos cementeros de Holcim México, empresa de la que Ecoltec es filial.

La temperatura que alcanzan los hornos es de 2,000°C por lo que los residuos formulados se integran en su totalidad al proceso de elaboración de cemento como combustible alterno.

La incorporación de las llantas usadas trituradas como combustible alterno es conocido con el nombre de “coprocesamiento”, el cual se utiliza desde hace 40 años en países avanzados como Estados Unidos, Alemania, Francia, Inglaterra o Suiza y es una alternativa ambientalmente segura y económicamente viable para la correcta disposición de residuos como llantas usadas, aceites, plásticos, productos de consumo y medicamentos caducos o fuera de especificación, lodos de pintura, lodos de papel, empaques, textiles, entre otros.

Los beneficios del coprocesamiento son varios: se evita la contaminación de los recursos naturales como el agua, el aire y el suelo al dar una disposición adecuada a los residuos; se minimiza la transmisión de enfermedades, se hace un uso eficiente de los recursos energéticos; se disminuyen las emisiones de CO2 y se utilizan menos rellenos sanitarios.

Deja un comentario