Telefónicas móviles ignoran a discapacitados

Por Carla Martínez

telefono_discapacidadLos usuarios con discapacidad tienen derecho “a contar, previa solicitud del usuario, con equipos terminales que tengan funcionalidades, programas o aplicaciones que permitan la accesibilidad de las personas con discapacidad motriz, visual y auditiva a los servicios de telecomunicaciones”, dice la nueva Ley Federal de Telecomunicaciones, sin embargo, esto no se lleva a la práctica.

Entre diciembre y enero pasados, es decir, después de que hubieran pasado cuatro meses desde la entrada en vigor de la Ley, tiempo suficiente para que las empresas de telefonía móvil estuvieran al corriente de sus obligaciones; decidí recurrir a los centros de atención a clientes de Telcel, Telefónica México (Movistar), Iusacell y Nextel para solicitar un dispositivo para una persona con debilidad visual, ciega o sorda, y todas las empresas coincidieron en el resultado: no existen equipos y no hay forma de que un discapacitado visual o auditivo logre obtener un teléfono móvil apto para él.

En el caso de Telcel, la respuesta fue clara y contundente: “En este caso equipos, como tales, para personas con discapacidad no se tienen. Y sobre el modificarlos, lo podrá hacer pero en Telcel es algo que aún no se contempla. Pero se tomará como una sugerencias muy importante”, explicó el personal de atención a clientes de la telefónica.

Lo que llama la atención de Telcel, es que, aunque la Ley obliga a que los operadores ofrezcan un dispositivo después de que el usuario con discapacidad lo solicite, la empresa “aún no lo contempla”.

Al recurrir a Telefónica México, en su chat me explicaron que “hay algunos equipos que vienen con números grandes” y en el centro de atención a clientes mencionaron en cuanto a las necesidades de audio que “algunos equipos, con que lo que piques te lo dice con speaker, es la función que viene con los equipos, ya predeterminada” y sobre tener letras más grandes y legibles mencionaron que “el teclado hay forma de crecerlo, pero no es mucha la diferencia”.

Es decir, no existen equipos Movistar que resuelvan el problema de un discapacitado que requiere un teléfono celular y, por si fuera poco, por medio de Twitter insistieron en que no están cumpliendo con la ley: “En este caso ya se esta validando por parte de Telefónica para poder contar con dichos equipos y poder ofrecerlos en un futuro”.

En la ahora empresa de AT&T, Iusacell, la respuesta fue directa: “No contamos con estos equipos”, no hay más que decir.

Por otra parte, al solicitar información por el chat de Nextel, me pidieron acudir a un centro de atención, en donde me informaron que “ya todos los teléfonos cuentan con accesos para personas con discapacidad, desde un iPhone, ya no tienes que enfocarte en un smartphone sino con un sistema operativo y  lo puedes ajustar”.

En el caso de Nextel, el personal de atención a clientes trató de resolver el problema asegurando que todos los equipos pueden adaptarse, sin embargo, dejó en manos del usuario la tarea de ajustar el dispositivo o encontrar el “sistema operativo” óptimo para ello, olvidando que no todos los usuarios somos expertos en telefonía móvil.

En resumen, como se acostumbra, la Ley no se aplica, y siendo las personas con discapacidad una minoría, la exigencia por parte de las autoridades es menor, legisladores que solo se “alzaron el cuello” al incluir artículos en la Ley Federal de Telecomunicaciones, que quedaron en el olvido…

Deja un comentario