Empresas más irresponsables 2014

Como cada año, Public Eye da a conocer el listado con las empresas que son socialmente irresponsables.

En 2014, Gazprom, empresa rusa dedicada a la extracción, producción y comercialización de gas; ganó el premio del público, mientras que Gap, compañía estadounidense de ropa; se llevó el reconocimiento por parte del jurado.

Gazprom

gaspromGazprom es la primera empresa que ha instalado una plataforma de extracción de petróleo, llamada Prirazlomnaya, en el mar de Pechora en el Ártico.

En diciembre de 2013, Gazprom se convirtió en la primera empresa del mundo que inició perforaciones petrolíferas en el Mar de Barents, en el Ártico. Desde que comenzaron las perforaciones, la empresa ya ha infringido varias normas federales de seguridad y medioambientales.

Investigaciones sobre los posibles efectos de un vertido de petróleo indican que Gazprom no sería capaz de reaccionar ante un vertido de petróleo, un vertido de tal alcance causaría una grave contaminación a largo plazo en esta frágil región.

El Servicio Geológico de los Estados Unidos concluyó que “no hay ningún método exhaustivo para limpiar el petróleo vertido en un mar helado”. Se estima que el área total en riesgo tiene una superficie marítima de más de 140 mil km2 y 3 mil km de costa, y que las reservas de fauna próximas y hábitats críticos para las aves marinas árticas y la morsa se verían gravemente amenazados.

Asimismo, Gazprom es responsable de considerables vertidos de petróleo en sus operaciones en tierra. Gracias a imágenes por satélite y visitas sobre el terreno, los especialistas de Greenpeace Rusia han identificado 206 vertidos de petróleo en seis yacimientos donde Gazprom realiza operaciones de perforación.

También estuvo implicada en un desastre que hubo en una perforación en mar abierto que mató a 53 personas en diciembre de 2011, cuando la plataforma apuntalada Kolskaya volcó durante el remolque. La plataforma operaba bajo contrato con una subsidiaria de Gazprom, a la que nunca se ha hecho responsable del accidente. Sin embargo, su responsabilidad en esta tragedia está clara.

Los recortes frecuentes del presupuesto y de las medidas de seguridad en sus operaciones de remolque contribuyeron al accidente. El mundo ya ha visto cómo Shell, a pesar de gastar miles de millones de dólares e invertir años de esfuerzo, fue totalmente incapaz de trabajar de forma segura en el Ártico de Alaska.

El pésimo historial de Gazprom augura lo peor para esta ulnerable región.

Los contribuyentes rusos corren el riesgo de pagar, junto con el resto del mundo, por los fracasos de Gazprom en el Ártico y también probablemente por las consecuencias de un vertido de petróleo en la región ártica.

Gap

gapTras el derrumbamiento de la fábrica Rana Plaza de Bangladesh, donde murieron más de mil 100 trabajadores, más de 100 marcas mundiales de prendas de vestir han asumido la responsabilidad de la seguridad en la cadena de suministro mediante la firma del Acuerdo sobre seguridad y protección contra incendios de edificios en Bangladesh.

Sin embargo, el gigante de la moda Gap, uno de los principales compradores de ropa producida en Bangladesh, se ha negado a firmar este acuerdo vinculante con los sindicatos. En lugar de ello, está menoscabando activamente una reforma seria promocionando un programa no vinculante controlado por la empresa completamente desprovista de rendición de cuentas con respecto a los trabajadores.

Gap ha sustituido una estrategia de publicidad para la seguridad y los derechos de los trabajadores, acción a la que se han unido otras empresas, como Wal-Mart y Target.

Más de 4 millones de personas, el 85% de las cuales son mujeres, trabajan en la industria de 20 mil millones de dólares estadounidenses de la confección textil de Bangladesh.

El rápido crecimiento del sector ha venido acompañado de un enorme coste humano. Los incendios de fábricas y derrumbamientos de edificios son hechos habituales que se deben a infracciones flagrantes de los estándares de seguridad.

Las marcas internacionales que se proveen en Bangladesh, como Gap, no han asegurado que sus proveedores cumplan las normas de seguridad más básicas exigidas por la normativa local.

Asimismo, los trabajadores de la confección trabajan jornadas inadmisiblemente largas por salarios de miseria. Y si se atreven a luchar por sus derechos se arriesgan a perder sus puestos de trabajo o algo incluso peor.

La negativa de Gap a contribuir a esta reforma tan necesaria está poniendo en grave peligro la vida y seguridad de las personas.

El abastecimiento responsable por parte de marcas mundiales como Gap es indispensable para mejorar la industria. Sin embargo, las fábricas que utilizan a menudo carecen de las medidas de seguridad básicas, como salidas de emergencia, escaleras suficientes y sistemas eléctricos modernos.

La dirección ha demostrado estar dispuesta a sacrificar vidas pidiendo a los empleados que trabajen en construcciones estructuralmente inestables.

El nuevo Acuerdo —que Gap se niega a firmar— exige más normas de seguridad, requiere inspecciones independientes y obliga a los minoristas participantes a colaborar en la financiación de mejoras de seguridad en las fábricas de sus proveedores.

Pero mientras Gap y sus aliados persistan en su falaz acuerdo, muchas fábricas seguirán inmunes a un escrutinio serio y no dispondrán de los fondos necesarios para instaurar las medidas de seguridad esenciales.

Los nominados

En 2014, el listado de nominados y sus votos fueron los siguientes:

Empresa Número de votos
Gazprom 95279
Syngenta, Bayer, BASF 59837
FIFA 54333
Gap 44342
Glencore Xstrata 9062
HSBC 8182
Marine Harvest 4881
Eskom 4258

Deja un comentario