Autos buscan reducir impacto ambiental: Caso Ford

Sabemos que la industria automotriz tiene un importante impacto ambiental, no solo porque los autos contaminan al hacer la combustión de la gasolina, también utilizan mucha energía y agua en su producción.

Sin embargo, los ciudadanos requieren de un transporte seguro y propio, por lo que empresas como Ford se han dado a la tarea de buscar la manera de producir autos disminuyendo su impacto al ambiente.

AguaEn su 15° Reporte Anual de Sustentabilidad, Ford explica que en 2013 consumieron 30% menos de agua por vehículo comparado con 2009, resultado que ha llevado a que la empresa se pusiera la meta de reducir el uso del agua otro 2% en 2014 y así fijar nuevas metas a largo plazo.
Pero no piensan quedarse ahí, Ford también integrará a sus colaboradores para que se unan a los esfuerzos por reducir el consumo de agua.

Próximamente la compañía comenzará a solicitar a sus proveedores altamente consumidores de agua, y a aquellos que trabajan en regiones con escasez de agua, que reporten voluntariamente su consumo de líquido vital. La intención es que estas exitosas iniciativas sean replicadas por otros de manera global, ayudando así a reducir significativamente la huella ambiental.

 

Planta de Estampado y Ensamblado en Cuautitlán

Esta planta que existe desde 1964 se ubica en una zona que padece de suministro de agua y para 1990 el gobierno local de Cuautitlán reconoció que la demanda de agua estaba superando el abastecimiento y comenzó a limitar su uso, imponiendo así permisos más estrictos.

Ante este panorama y desde entonces, Ford ha implementado diversos cambios como la instalación de tuberías para agua potable destinadas exclusivamente para consumo humano, el reciclaje del resto del agua utilizada en la planta, la sustitución del asfalto común por concreto ecológico, que permite que el agua de lluvia sea absorbida por el subsuelo.
¿El resultado? Una reducción cercana al 58% en el consumo de agua por vehículo producido en la Planta de Estampado y Ensamble de Cuautitlán entre 2000 y 2013.

 

Deja un comentario