¿Hacia dónde va el desarrollo?

Una de las grandes preocupaciones de cada nación, en especial de México, es el desarrollo y es que las condiciones económicas, sociales, culturales y éticas son la base para lograr el progreso y crecimiento de un País.

Pero ¿qué se necesita para el desarrollo además de estos factores?

Pues compromiso de la ciudadanía, del gobierno y de la iniciativa privada y me parece que es de ahí de donde surge el concepto y la necesidad de una responsabilidad social que incluya a todos los actores sociales con el fin de lograr que en todos los ámbitos tengamos una mejor calidad de vida derivada del desarrollo.

Hace unas semanas, la Unesco organizó el foro Repensando el desarrollo: ética e inclusión social, donde participaron una serie de expertos, ¿la conclusión? Me parece que por lo complejo del tema no se llegó a ninguna.

Hubo un consenso en cuanto a que una sociedad más ética, más justa y más sostenible requiere cambios en los valores y en el comportamiento de las personas, sin embargo no se propuso una solución.

Si bien el origen de una falta de compromiso que se traduce en baja productividad y sociedades ociosas que no generan desarrollo es su aspecto sociocultural, me parece que cambiar este tipo de comportamientos es sumamente complicado si la autoridad no es ética y se vive en un país con un alto índice de corrupción, ocupando el sitio 98 de 178 países, y cuando el lucro prevalece sobre el bien común.

 

Deja un comentario